Casa Pedro

Fundado en 1702, Casa Pedro es uno de los restaurantes centenarios más emblemáticos de Madrid. El cliente disfrutará de una experiencia gastronómica y cultural donde se une sabor e historia.

1825

Casa Pedro se fundó en 1825, según consta en la placa colocada por el Ayuntamiento de Madrid.

En sus orígenes Casa Pedro perteneció a otro propietario del que no se conservan datos, debido a la desaparición de los archivos de Fuencarral.

Este mesón, que entonces era la primera casa según se entraba a Fuencarral por el norte, se conocía como el Mesón Nuevo.

Mediados del siglo XIX

 

Quita generación: Casa de la Pascuala

 

Mediados del siglo XIX

En 1856, el mesón Casa Pedro, que entonces se llamaba el Mesón Nuevo, aparece en un documento titulado:

“ Relación de los bienes de Propios de dicho pueblo enagenados por el Estado “

El documento señala que en el año 1856 se enajenan una taberna y dos mesones, llamados Mesón Nuevo y Mesón del Concurso, ambos en la calle Real (Hoy Nª Sª Valverde).Los dos mesones y la taberna son vendidos a un tal Miguel Jimenez.

 

Es que posible que Pedro Guiñales y Pascuala Soriano, ya casados, se hicieran cargo del mesón nuevo en régimen de alquiler. Posteriormente, en 1871 lo compraron.

a su propietario, Miguel Jiménez. Además, compraron el Mesón del Concurso y la Taberna que estaban incluidos en el lote.

 

En un censo de riqueza urbana de la segunda mitad del XIX, figura que Pedro Guiñales era propietario de una casa de tres plantas, en la calle Real 77 (Hoy Nª Sª de Valverde 119), destinada a habitaciones y tienda (tienda de vinos)

Este documento prueba que en el mesón nuevo se cocinaba, se vendía vino y se alojaban los visitantes y viajeros que llegaban a Fuencarral. Entonces empezó a conocerse como Casa de La Pascuala. Durante cinco generaciones, el mesón ha estado en manos de la misma familia: los Guiñales.

Quinta generación: Casa de la Pascuala

Pedro Guiñales López (1826-1911)  y Pascuala Soriano del Río (1827-1913)

Ambos eran primos y  naturales de Fuencarral.

Se casaron el 29 de abril de 1857 en la iglesia parroquial de San Miguel.

El Papa Pio Nono les otorgó la necesaria dispensa por consanguineidad de “tercero con cuarto grado”

 

Pedro Guiñales López, el propietario, nació en 1826 en Fuencarral. Era hijo de Alejandro Guiñales y Romana López.

Pascuala Soriano del Rio, nacida en  Fuencarral en 1827, era hija de Pascual Soriano López y Juliana del Rio.

 

Tuvieron cuatro hijos: Casto, Juan (el sucesor), Esteban y Valentina.

 

Pedro Guiñales, antes de ser mesonero y también cuando ya lo era, trabajaba como constructor. Se sabe que trabajó en la construcción de la carretera de Francia, una carretera que hasta entonces había sido tan solo un camino estrecho y polvoriento, tan mal trazado que ya desde sus orígenes se llamó “la carretera mala de Francia”.

Pedro dirigía una cuadrilla de obreros que fueron contratados para esta obra viaria. A las cinco de la mañana, cuando se levantaban los peones, Pascuala tenía listo el té para el desayuno. Unos lo tomaban solo y otros con un “pelotazo” de aguardiente, y para mojar, algún picatoste. A mediodía, los currantes llegaban hambrientos a comerse el sabroso cocido o cualquier otro plato de puchero que hubiera cocinado la jefa.

Según la tradición de los mesones a pie de carretera, las habitaciones superiores se destinaban a alojamiento de huéspedes.

Cuando pudieron comprar el mesón, en 1871, pasó a conocerse como Casa de La Pascuala.

 

Las diligencias que cubrían el trayecto entre Madrid y Burgos-Irún y Francia pasaban frente al mesón y en ocasiones paraban aquí para abastecerse de vinos o comidas.

También era frecuente el paso de viajeros y arrieros. Los arrieros, más que como clientes, entraban al mesón como repartidores, por si había que llevar o traer algún paquete. Los tratantes de ganado eran clientes habituales del mesón.

Pedro murió en esta villa el 3 de Enero de 1911 a causa de una hemorragia cerebral.

Pascuala falleció el 16 de febrero de 1913.

 

 

La herencia

 

Como ya hemos dicho, la familia era propietaria de dos mesones y una taberna.

Casto Guiñales hijo de Pedro y Pascuala, heredó la taberna de la plaza del Ayuntamiento.

Esteban Guiñales heredaría el Mesón del Concurso, en la calle Nuestra Señora de Valverde, que se cree estaba a la altura de la Panadería Baena.

Por su parte, el otro hijo varón, Juan Guiñales, fue el que heredó el Mesón Nuevo o Casa de la Pascuala, (el actual mesón Casa Pedro)

 

Cuarta generación: Casa de la Silvestra

 

Juan Guiñales Soriano (nacido en Fuencarral hacia el año 1860)  se casó con  Silvestra López Lozano (hija de Lorenzo López y Trifona Lozano), ambos de Fuencarral.

Tuvieron tres hijos: Petra Pascuala, Trifona Juana y Pedro (el sucesor).

El mesón pasa a conocerse por el nombre de la jefa: Silvestra, que heredó de su madre las dotes culinarias y superó a su maestra. Tanta fama tenían sus guisos que Silvestra fue la encargada de preparar la comida para el banquete que presidió el rey Alfonso XIII en un acto inaugural en la localidad de Tres Cantos.

Los más viejos de Fuencarral recuerdan con cariño a esta pareja. El de poca estatura y ella entrada en carnes.

En esta época, el edificio del mesón estaba configurado así: en el bajo estaba la bodega, en la planta principal, el restaurante y el comedor y arriba las habitaciones de la familia y otras habitaciones en alquiler.

Salones

- El comedor bajo dispone de acceso acondicionado para personas con movilidad reducida.
- Disponemos de comedores privados, ideales para reuniones y comidas de trabajo de 2 a 14 comensales.

Bodega

La pasión por los vinos ha llevado a Pedro a restaurar la bodega que poseía su familia. Se trata de un bello edificio de arquitectura rústica y singular en Madrid. Un auténtico templo para los amantes del vino.

Además de disfrutar la misma cocina de Casa Pedro, usted podrá solicitar:

CATAS y MENÚS DE MARIDAJE a su medida.